Cirugía Bariátrica

Prevenir y detectar a tiempo la Diabetes
26 febrero, 2017
Diabetes y vacaciones
28 febrero, 2017
Mostrar todo

La cirugía es el tratamiento de elección para los pacientes que padecen obesidad mórbida. Esto último constituyó el reconocimiento formal de la cirugía en el equipamiento terapéutico para la obesidad severa, que a partir de entonces ya ha tenido, en forma progresiva, una mejor y mayor aceptación tanto en la comunidad médica como en la población en general.

Prof. Dr. Carlos A. Markmann y col, Revista Diabetes Año LII N° 127, Noviembre 2014

El principal objetivo de la Cirugía Bariátrica es el descenso de peso, y mejoría en la globalidad de su estado metabólico. Marcando éxito en el tratamiento que el paciente logre disminuir su exceso de peso en un 50% y lo mantenga durante 5 años.

Es importante vigilar signos clínicos y químicos de desnutrición en estos pacientes, y no producir carencias de vitaminas o minerales que alteren el funcionamiento corporal.

El término “bariátrica” deriva del griego “baros”, que significa “pesado”, y del latín “iatrikos”, que significa “relativo al tratamiento médico”. La cirugía bariátrica es el tratamiento más eficaz para aquellos pacientes con obesidad severa que no han respondido al abordaje terapéutico no quirúrgico. Lleva una evolución en cuanto estudios y diversas técnicas de más de 50 años.

En el inicio, los esfuerzos fueron encaminados a encontrar la mejor operación, a disminuir riesgos operatorios y perioperatorios; a posteriori, buscaron documentar no sólo el descenso del peso corporal y una mejoría en el Índice de Masa Corporal (IMC), sino alivio en las alteraciones clínicas (hipertensión arterial, neumopatías, artropatías, etc.) y químicas (glucosa, colesterol, triglicéridos, etc.) como consecuencia de la cirugía.

En la actualidad, la cirugía es confiable, reproducible y razonablemente segura. Las metas están encaminadas a mejorar la calidad de vida y evaluar los resultados, no sólo en términos de exceso de peso perdido, sino de bienestar del paciente operado.

La prevalencia de la obesidad y todas sus comorbilidades (diabetes, dislipidemia, HTA, enfermedad cerebrovascular, apnea del sueño, artropatías, algunos tipos de cáncer, entre otras) a nivel mundial a través de los años se han incrementado.

Los tratamientos convencionales (dieta, ejercicio físico, cambios en el estilo de vida, drogas antiobesidad) son efectivos a corto plazo; pero fracasan en un 98% a largo plazo en la obesidad mórbida.

Los pacientes con índice de masa corporal superior a 35 muestran una incidencia de complicaciones o comorbilidades que, antes o después, afectan la calidad y cantidad de vida de ese grupo de personas. Se observó a través de estudios y de la experiencia clínica que pacientes con IMC mayor a 35, la expectativa de vida es de 10 a 12 años menos, y que la mortalidad es 12 veces mayor en los pacientes con este IMC y una edad entre 25 y 35 años y 6 veces mayor en el grupo etario entre 35 y 44 años.

Si los tratamientos convencionales fracasan en un 98% de estos pacientes, la alternativa quirúrgica surge como la única opción para ellos. Los resultados de la cirugía bariátrica no se miden exclusivamente en términos de descenso de peso, llevando potencialmente a la resolución de enfermedades crónicas como la diabetes, hipertensión arterial, dislipidemia, apnea del sueño y artrosis, entre otras, además de la mejoría en la calidad de vida.

Las indicaciones de la cirugía bariátrica estarían orientadas a pacientes cuyo IMC fuese > a 40 o bien > 35 con comorbilidades, en los que los tratamientos convencionales no han sido satisfactorios los resultados. Deben explicarse los cambios anatómicos y funcionales que afectarán al aparato digestivo luego de la intervención, necesitando apoyo nutricional constante, así como la suplementación de complejos multivitamínicos y minerales.

Se deberá hacer hincapié de la necesidad de actividad física regular para que los resultados sean los más adecuados y la importancia de seguir todas las indicaciones médicas para prevenir complicaciones, incluyendo la necesidad de los controles postoperatorios clínico-nutricionales y psicológicos.

Es necesario un registro alimentario posoperatorio donde se anote la tolerancia a alimentos específicos en cantidades determinadas para evitar las crisis de náuseas y vómitos, con una educación nutricional específica que facilite la tolerancia digestiva, con el ánimo de lograr un cumplimiento adecuado del tratamiento y evitar complicaciones.

El tratamiento quirúrgico de la obesidad, debe ser utilizado con el objetivo de disminuir el ingreso calórico al organismo. Se puede llevar a cabo a través de diversas técnicas:

  • Mediante técnicas restrictivas (disminución del volumen gástrico), cuya finalidad principal es reducir la cantidad de alimento que entra en el tubo digestivo y producir saciedad temprana. (Gastroplastía vertical anillada, Banda gástrica ajustable)
  • Mediante técnicas malabsortivas (cambio en la anatomía del estómago e intestino para acortar el recorrido de los alimentos a través del intestino), disminuyendo la cantidad de alimento que se absorbe del mismo.
  • Mixtas. En pacientes hiperfágicos (comedores grandes volúmenes) los resultados con las técnicas restrictivas son suficientes, sin embargo en aquellos con trastornos de los patrones alimentarios (ingesta compulsiva) la utilización de una técnica mixta proporciona mejores resultados. (By Pass gástrico en Y de Roux es el Gold Estandar de la cirugía por vía laparoscopica).

Bibliografía:

– Clínica y terapéutica en la nutrición del adulto. Daniel De Girolami Carlos G. Infantino. Editorial el ateneo 1era edición 2008 13; 153:178.

-Dixon JB, le Roux cx, Rubino F, Zimmet Bariatric surgery for type 2 diabetes. Lancet. 2012; 379: 2300-2311.

-Buchwald et. Al Jama 2004.

-Brethaver SA, et al SOARD 2009

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *